28 de abril de 2018

Patricia Van Dalen & Emilio Narciso. Abstract Cabinet. (English Version)

Abstract Cabinet - General View


I
Appearing in Europe in the sixteenth and seventeenth centuries, "cabinets of curiosities" (also known as "wonder rooms") were displays of heterogeneous collections ranging from extraordinary objects, exotic natural specimens and rare scientific instruments to antiques and works of art. The undeniable interest aroused by the body of knowledge they contained, with their abundance and diversity, made these rooms fascinating spaces. The growing hybrid selections contained in them were exhibited without the methodology that we know today. As objects became part of a collection and were gradually incorporated into the cabinet of curiosities, every corner of the chamber or room -including entire walls and ceilings- was filled with the most varied elements. Individual display cabinets, closets and tables were usually added to the space to feature smaller or particularly relevant pieces.
The term "immersion" as "the state of being deeply engaged or involved in something" serves as an adequate notion to describe what cabinets of curiosities offered spectators. Their cluttered and surrounding spaces facilitated this experience, where the human body through its perceptions conveyed wondrous relish and cognitive reflection. Conceived as settings for an encounter with diversity and otherness, the cabinets’ presentations of the "rare, exotic, beautiful and valuable" enabled a fulfilling encounter--comparable with that of traveling--in which reason, emotion and sensorial perception were intensely experienced.

Abstract Cabinet - General View


"Abstract Cabinet. Patricia Van Dalen & Emilio Narciso. Duo Project" began with the artists’ review of cabinets of curiosities as exhibition spaces with a continued relevance today. The heterogeneous, accumulative and variable character of the cabinet and its complete takeover of the space as a form of display provided Van Dalen and Narciso with a fertile ground for research and imagination. This drove the artists to undertake their processes of creation in counterpoint, not only in terms of the necessary dialogue with each other to create the works exhibited here, but also through the creative integration of their outcomes into the spaces of Imago Art in Action, where the groups of works created are displayed in a geometric mural of balanced constellations.
In this sense, the limits of Abstract Cabinet fall into the installational and procedural while serving to register the artists’ studies on the aesthetic views of Russian avant-garde El Lissitzky (1890-1941), who believed art was a thorough experience, "expansive and in constant combustion". Pursuing the integrating notion of "immersion" proposed by cabinets of curiosities, in the 1920s Lissitzky developed in Germany the notion of "cabinets of abstraction", comprised of chambers where he installed his constructivist works, seeking to involve the viewer with the surrounding environment created by concrete forms, arranged to merely consider the balance of its elements in space. The purpose of these spaces was to "kindle an experience both emotionally and intellectually" that would modify the traditional constraints on art perception and welcome the concept of modern aesthetics. 

Abstract Cabinet - Entrance

II
From perspectives that reveal related yet independent concerns, the works of Patricia Van Dalen (Maracaibo, 1955) and Emilio Narciso (Carúpano, 1974) have been revising the languages of abstraction through the narratives of contemporary art.
Patricia Van Dalen is a Venezuelan artist with an extensive and recognized career. Now based in Miami, her ongoing research is born from the interest to unravel the dynamics inherent in the intrinsic plasticity of visual media. For many years, Van Dalen’s study of color was recognized as the backbone of her creative practice. Recently, her findings have shaped some of her reflections on the connections that the geometric grammar of color has with the form, the line and the internal frameworks of the plane. The work that Van Dalen includes in Abstract Cabinet could be defined as a poetics of structures. The proposal intertwines lines of creation that address her artistic trajectory, in an exercise of insistent questioning about the elements that have been structural to her aesthetic language. This formal review is sustained in a space accommodating a subjectivity deeply committed to the creative process and to the fact of being an artist; manifesting in an attempt to dismantle the functions that the expressive elements update in the artist’s language, and through experimentation with new materials and surfaces that contribute to the vocabulary of this dislocation. In her series Grilla and Dessin, Van Dalen extracts the color planes until reaching the constructive foundations of the line, taking drawing to lingering limits. The pieces from the Automatique series, on the other hand, constitute metaphorical body structures, drawings without lines, emerged as a way to give concreteness to the void and to sustain this ambivalence through the figurative suppression of its boundaries, given by the straight cuts in anodized aluminum.

Automatique


Abstract Cabinet

Emilio Narciso is a Venezuelan artist based in Caracas. His work looks into the role of geometric abstraction as a fertile meeting point for diverse narratives. In this practice, Narciso reveals his study of the work by Gego and various artists from the neo-concrete movement in Brazil, recognized for distancing themselves from the "cold" mainstream of geometrism- as well as the proposals by contemporary Venezuelan artists such as Eugenio Espinoza and Héctor Fuenmayor, who take on their geometric filiation from a critical perspective.
In Abstract Cabinet, Narciso includes pieces that appropriate elements from the geometric grammar. One of its fundamentals, the grid, serves as an expressive module that has allowed the artist throughout his career to develop proposals that concern the formal-perceptual plane and foster narratives of a conceptual nature. In his series Concrete-empty pictorial system, the artist utilizes incision-squared spaces on painted canvases that overlay and hang. The intersection of orthogonal lines and empty spaces given by the overlapping of the canvases creates a visual dynamic allowing the meanings of the words “concrete” and “empty” acquired in different lexical modes to meet and intercept. The pieces refer to the pictorial tradition as a field of representative concretion and of the abstract-concrete that is constantly undermined by questions on its exhaustive value. In the series Photographic reality as an exercise of concretion, Narciso uses the screen as a support for a fragmentary image that refers to the weavings of Gego in its formulation. It is, in fact, a visual weaving as well as a weaving of meanings, where segments of a photograph and geometric design are intersected, signaling the artist’s research for the last years on the two great Venezuelan artistic traditions: landscape and abstraction.

Concrete-empty pictorial system


Abstract Cabinet - Entrance

III
During the mid-twentieth century, geometric abstraction was assumed in Venezuela as a program that embraced the longings of modernization of a still provincial nation. Years later, the oil bonanza spurred this "modern mirage", incorporating ideals of progress that did not fully correlate with the social, political and economic structures of the nation. This process was accompanied by the country’s enthronement of geometric art and, above all, of kineticism, as the official aesthetics of the oil era, exhibited on a monumental scale.
The presentation of the project Abstract Cabinet in Miami could well assist to reassess the questions raised by the post-utopian and confusing framework of Venezuelan contemporaneity. The recontextualization this installation proposes of the immersive model of the cabinets, opens a symbolic field that makes possible the reception of the multiple and the hybrid- translated in a creative group with plastic formulations accepting the contingent- as a locus from which it is possible to recognize the hidden dynamics that limit and shape transformation.

Katherine Chacón
Translation: Betty Briceño

© Katherine Chacón
© Photos: Emilio Narciso and Patricia Van Dalen

Patricia Van Dalen y Emilio Narciso. Abstract Cabinet


Abstract Cabinet. Vista general
                                                                                                                       
I
Durante los siglos XVI y XVII se establecieron en toda Europa los «gabinetes de curiosidades», recintos en los que se exhibían colecciones heterogéneas que incluían objetos extraordinarios, especímenes naturales provenientes de lugares exóticos, instrumentos científicos inauditos, antigüedades y obras de arte. Los gabinetes de curiosidades alojaban conjuntos híbridos en constante crecimiento, que se exponían sin la metodología que hoy conocemos. Además del indiscutible interés que suscitaron por el cúmulo de conocimiento que atesoraban, su abundancia y diversidad los convertían en espacios fascinantes. En el gabinete, los objetos iban siendo incorporados al tiempo que se sumaban a la colección; así, paulatinamente, cada rincón de la cámara o sala –incluyendo las partes altas y bajas de las paredes, los techos y las esquinas– se iba colmando de los más variados elementos. Frecuentemente al espacio del salón se anexaban vitrinas, mesas y escaparates, para mostrar piezas pequeñas o de especial relevancia.
El término «inmersión» como «acción de introducirse plenamente en un ambiente determinado» se adecúa para describir lo que los gabinetes de curiosidades ofrecían a sus visitantes. Su espacio envolvente y abarrotado facilitaba esta experiencia, donde el cuerpo y sus sensaciones vehiculizaban el disfrute maravillado y la reflexión cognoscitiva. Como ámbitos abiertos al encuentro con la otredad y la diversidad, su presentación de «lo bello, lo valioso, lo raro y lo exótico» promovía una experiencia plena –afín a la de los viajes– en la que la emoción, la razón y la sensorialidad eran intensamente conmovidas.


Abstract Cabinet. Vista general

La exposición «Abstract Cabinet. Patricia Van Dalen & Emilio Narciso. Duo Project» partió de la revisión que ambos artistas adelantaron sobre los gabinetes de curiosidades como espacios de exhibición cuya impronta puede seguirse hasta nuestros días. Para Van Dalen y Narciso, el carácter heterogéneo, aluvional y variable del gabinete y su toma total del espacio como modelo de presentación, constituía un terreno fértil para la investigación y la imaginación. Esto los impulsó a emprender procesos de creación en contrapunto, que no solo involucraron el necesario diálogo entre cada uno –y la realización de las series de obras aquí exhibidas–, sino la integración creativa de sus resultados a los espacios de Imago Art in Action –a través del mural geométrico en cuyos planos se disponen, a modo de constelaciones en equilibrio, los grupos de piezas creadas–.
En este sentido, el Abstract Cabinet permea sus límites con lo instalativo y lo procesual, y registra la revisión que ambos artistas hicieran de las concepciones estéticas del vanguardista ruso El Lissitzky (1890-1941), para quien el arte era una experiencia total, «expansiva y en constante combustión». Persiguiendo la idea integradora de «inmersión» del gabinete de curiosidades, Lissitzky llevó a cabo en la Alemania de los años veinte, «gabinetes abstractos», cámaras en las que instaló sus obras constructivas, buscando involucrar al espectador con el entorno envolvente creado por las formas concretas, dispuestas sin otro orden que el del equilibrio de sus elementos en el espacio. Su fin era «estimular emocional e intelectualmente una experiencia» que modificara los parámetros tradicionales de percepción del arte y abriera las puertas a la concepción estética moderna.


Abstract Cabinet. Entrada


II
Desde perspectivas que rondan inquietudes plásticas cercanas, pero de modo independiente, las obras de Patricia Van Dalen (Maracaibo, 1955) y Emilio Narciso (Carúpano, 1974) vienen revisitando los lenguajes abstractos, a través de las narrativas propias del arte contemporáneo.  
Patricia Van Dalen es una creadora venezolana de dilatada y reconocida trayectoria, que reside en Miami desde hace varios años. Las investigaciones que fundamentan su trabajo parten del interés por desentrañar las dinámicas inherentes a la plasticidad intrínseca de los medios de expresión visual. Por muchos años, las indagaciones de Van Dalen en torno al color fueron reconocidas como puntales de su práctica creativa. Recientemente, éstas han determinado algunas de sus reflexiones sobre las vinculaciones que la gramática geométrica del color tiene con la forma, la línea y los armazones internos del plano. Como una poética de las estructuras pudiéramos definir el trabajo que Van Dalen incluye en el Abstract Cabinet. En él se entrecruzan líneas de creación que abordan la revisión de su propia trayectoria expresiva, en un ejercicio de insistente cuestionamiento sobre los elementos que han sido constitutivos –estructurales– de su lenguaje. Esta revisión formal es sostenida en un espacio que da cabida a una subjetividad hondamente comprometida con la creación y con el hecho de ser artista, y se manifiesta en un intento por desarticular las funciones que los elementos expresivos actualizan en su lenguaje, y por la experimentación con nuevos materiales y superficies que le permiten dar cuerpo al vocabulario de esta dislocación. En Series como Grilla o Dessin, por ejemplo, la artista acomete el despojamiento de los planos de color hasta alcanzar los fundamentos constructivos de la línea, llevando el dibujo a sus límites residuales. Las piezas de la serie Automatique, por su parte, constituyen estructuras de cuerpo metafórico, dibujos sin líneas, surgidos como un modo de dar concreción al vacío y de sostener esta ambivalencia a través de la supresión figurada de sus confines, dada por los cortes rectos en el aluminio anodizado.  


Automatique


Abstract Cabinet

Emilio Narciso es un creador venezolano que vive en Caracas. Su práctica incorpora indagaciones en las que la abstracción geométrica se comporta como un eje de convergencia e irrigación de narrativas diversas. La asunción del geometrismo en Narciso revela su estudio de la obra de artistas que –como Gego y algunos creadores del movimiento neoconcreto brasilero– se apartaron de la corriente dominante, «fría», de esta tendencia, así como de las propuestas de creadores venezolanos contemporáneos –como Eugenio Espinoza o Héctor Fuenmayor– cuyas obras asumen la filiación geométrica desde una perspectiva crítica.
En el Abstract Cabinet Narciso ha incluido piezas en las que se apropia de algunos elementos de la gramática geométrica. Uno de ellos, la cuadrícula, actúa como módulo expresivo que a lo largo de su trayectoria le ha permitido tanto desarrollar propuestas que atañen al plano formal-perceptivo, como modelar narrativas de índole conceptual. En la serie Sistema pictórico concreto-vacío, el artista recorta espacios cuadriculares en lienzos pintados que superpone y cuelga. La intersección de líneas ortogonales y vacíos dada por el solapamiento de las telas, crea una dinámica visual sobre la que se superponen e interceptan las acepciones que las palabras concreto y vacío adquieren en diferentes modos lexicales. Las piezas aluden a la tradición pictórica como ámbito de la concreción representativa –y de lo abstracto-concreto– que se ve constantemente traspasada por interrogantes sobre su valor taxativo. En La realidad fotográfica como ejercicio de concreción Narciso utiliza la retícula como soporte de una imagen fragmentaria que remite en su formulación a las tejeduras de Gego. Es, de hecho, un tejido visual y de significados, donde se imbrican segmentos de una fotografía y un diseño geométrico, y que da cuenta de la indagación que viene adelantando desde hace algunos años, en torno a las dos grandes tradiciones artísticas venezolanas, el paisaje y la abstracción.


Sistema pictórico concreto-vacío


Abstract Cabinet. Entrada

III
En Venezuela, la abstracción geométrica fue asumida a mediados del siglo XX como un programa que envolvía los anhelos de modernización de una nación aún provinciana. Años más tarde, la bonanza petrolera acicateó este «espejismo moderno», incorporando ideales de progreso que no tuvieron un correlato real en las estructuras sociales, políticas y económicas de la nación. Este proceso estuvo acompañado por la entronización del arte geométrico y, sobre todo del cinetismo, como estética oficial de la era petrolera, exhibida a escala monumental.
La instalación del Abstract Cabinet en los predios del área metropolitana de Miami, bien pudiera asistir para repensar las interrogantes que plantea el marco post-utópico y confuso de la contemporaneidad venezolana. La recontextualización que esta instalación propone del modelo inmersivo de los gabinetes, abre un campo simbólico que posibilita el acogimiento de lo múltiple y lo híbrido –traducido en un conjunto creativo cuyas formulaciones plásticas acogen lo contingente– como un locus desde el cual acaso sea posible reconocer las dinámicas subrepticias que bordean y dan cuerpo a toda transformación.

Katherine Chacón




© Katherine Chacón
© Fotos: Emilio Narciso y Patricia Van Dalen


18 de marzo de 2018

Rolando Peña: Big Bang*


Rolando Peña.
Foto: Diario Panorama

La trayectoria de Rolando Peña lo sitúa como precursor de muchas de las manifestaciones del arte contemporáneo en Latinoamérica. Habiendo iniciado su periplo creativo en el teatro y la danza, sus incursiones tempranas en las artes visuales fueron a través del happening, el performance y el arte de acción. De hecho, Peña fue uno de los primeros artistas en hacer espectáculos multimedia —en los que integraba danza, teatro, proyecciones de imágenes, cine y textos— en el continente. Estos abrieron las puertas del conceptualismo en un territorio que se debatía aún entre la búsqueda de su identidad cultural y la indagación en los nuevos lenguajes.

El Che. Happening, 1969

Su carrera artística ha estado marcada por la internacionalización y la experimentación. La primera lo llevó a vivir y a crear en Nueva York, París, Caracas y otras ciudades de Europa y América, en las que formó parte de los movimientos culturales de vanguardia. Su vocación experimental lo ha hecho explorar en los más diversos medios haciendo de su obra un amplio abanico donde confluyen, además de las acciones antes mencionadas, el video, el grabado, las instalaciones, las propuestas multimedias y los medios digitales. Además, la obra de Rolando Peña se ha nutrido, desde los años sesenta, del conocimiento derivado de las artes, la tecnología y la ciencia.


Rolando Peña y Andy Warhol, ca. 1967

Peña es, en este sentido, un artista multifacético, libérrimo y arriesgado, pero también un estudioso de las tecnologías vigentes y del modo de transvasar en ellas la compleja visualidad del tiempo que nos ha tocado vivir.


El excremento del diablo, 1983; La Espiral, 1985 y Diagonales, 1990.

El tema del petróleo —y el barril, como su concreción simbólica— aparece en su obra en los años ochenta. En el variado panorama de su producción, el barril pasa a ser un signo inconfundible de su lenguaje. Pero será a principios de la década siguiente, con la exposición «Mene digital» presentada en Caracas en 1993, cuando Peña ejecuta la hibridación simbólica-tecnológica de su propuesta y anticipa las inimaginables posibilidades que brindaría la informática a la creación artística. Instalaciones multimedias interactivas como El modelo estándar de la materia: tributo al siglo XX (1999) o El barril de Dios (2003), entre otras obras, darán cuenta de este proceso.


El barril de Dios, video, 2003

En la obra de Rolando Peña el barril de petróleo alude a la omnipresencia de este combustible en el mundo contemporáneo. Para el artista este es «una fuerza maravillosa y mágica» cuya cara negativa comporta «una gran decepción: el vasto camuflaje de la historia contemporánea». Peña entiende toda energía como una fuerza que acompaña el delicado equilibrio del universo, pero que también puede llegar a destruirlo. De allí que en su propuesta actualice un enunciado hondamente político, que abarca desde lo ecológico a lo cósmico, y que concibe la energía como una manifestación primordial de la infinitud espacio-temporal. La contundencia de sus propuestas en este sentido le valió el otorgamiento de una beca por parte de la Fundación Guggenheim por su proyecto Make Oil Green en 2009.


Make Oil Green, video, 2009.


Broken Symmetry Black Gold
Foto: Pedro Avendaño

Las instalaciones Negro sobre negro y Dorado sobre dorado, entre otras, abren la serie de obras donde el barril se despliega y se desarticula en espacios de visos siderales. Big Bang forma parte de esta serie, y fue antecedida por piezas como Barril fracturado oro (2014) y Black Gold (2015). Está formada por un video y diecisiete impresiones digitales que siguen la secuencia de la «gran explosión» astral, y en las que el barril toma el lugar de la zona de espacio-tiempo conocida en física como la «singularidad», cuya expansión permitió la formación del universo. El recorrido de la esa explosión es también el de la desintegración/creación del barril, cuyos fragmentos parecen ser lanzados al espectador.

Big Bang, video, 2017.

Big Bang da cuenta también de una transformación expansiva en la obra reciente de Rolando Peña. Ha surgido en ella un sentido macrocósmico, casi espiritual, que conecta lo energético con las grandes interrogantes sobre la existencia del hombre y del cosmos. Al fin, el artista parece dirigir nuestra mirada hacia la toma de conciencia de esta energía que lo es todo: nos supera, nos traspasa y nos conecta con lo que nos ha sido dado conocer desde el principio del universo.

Katherine Chacón

* Este texto fue publicado originalmente en el catálogo de la exposición "Rolando Peña. Big Bang" realizada en Connect Now Room, Miami, del 30 de noviembre de 2017 al 14 de enero del 2018.

© Katherine Chacón